Spanish Dutch English French Italian Japanese

 

.

RIOSUCIO LA PERLA DEL INGRUMÁ

 

 

Riosucio está situado en el sector norte de la zona occidental de Caldas sobre la vertiente oriental de la cordillera occidental, con topografía ondulada, temperatura promedio de 17° C. y una población de unos 70.000 habitantes en los sectores urbano y rural; es actualmente el quinto municipio de Caldas después de Manizales, La Dorada, Chinchiná y Aguadas.

La cabecera se extiende al pie del cerro Ingrumá, masa de sienita porfídica de extraordinaria imponencia.
Históricamente, la base económica fundamental de Riosucio, acicate principal para su colonización española a mediados del siglo XVI, fue la minería de oro en las zonas de Quiebralomo, La Montaña y Bonafont. Las ricas minas de Gavia y Vendecabezas en los primeros sectores, contaron con grandes montajes, molinos de pisones y cuadrillas de obreros hasta mediados del siglo XX. Ahora en Quiebralomo, el oro se explota en un mínimo nivel y de forma artesanal.

En los siglos más recientes se ha explotado la minería del carbón en la vereda de El Salado; pero Riosucio se manifiesta como predominantemente agrícola con el café como producto principal. El cultivo de la caña de azúcar tiene una tradición de cuatro siglos, y conserva toda su importancia folclórica en la producción de excelente panela y sus derivados. También se cultiva plátano, maíz, cacao, yuca, arracacha, fríjol y más recientemente frutas como la mora, el lulo y el tomate de árbol. La ganadería se destaca notablemente en sus categorías vacuna, porcina, caballar y caprina. La industria de la confección ha despertado gran interés en las últimas décadas sobre todo en los renglones de ropa interior y trajes de baño, empleando más de 1000 personas tanto en el casco urbano como en las veredas que han desarrollado grupos que trabajan unos al lado de los otros para presentar ante el país y el mundo una industria unida y competitiva.

Riosucio es el núcleo de artesanía folclórica más antiguo de Caldas ya que su tradición ininterrumpida viene desde la época precolombina en las parcialidades indígenas. Se perpetúa hasta el presente en Cañamomo y Lomaprieta con la alfarería y cerámica de Portachuelo, en la Montaña con la cestería de bejuco de la Zulia y El Salado y tanto en San Lorenzo como en la Montaña con esteras de enea y caña brava. El mestizaje ha generado por su parte artesanías en cogollo de caña brava como la sombrerería en Travesías y Pasmí en San Lorenzo, y otras en madera como las tallas en palo de naranjo de Tumbabarreto. En la cabecera municipal hallamos talleres de talabartería, tallados y tejeduría de fique de total autenticidad.

Riosucio ocupa el tercer lugar en Caldas en población rural con 31.200 habitantes; son 100 veredas, 2 corregimientos y cuatro Resguardos Indígenas: Nuestra Señora Candelaria de la Montaña, Cañamomo y Lomaprieta, San Lorenzo y Escopetera y Pirza, siendo un verdadero santuario de la raza indígena. El término “Resguardo” se refiere al territorio que la parcialidad ocupa y el cual es propiedad colectiva e inalienable de ella.

colombia_riosucio_3

Riosucio es famoso por sus agrupaciones artísticas. Las Danzas del Ingrumá lideradas por el folclorólogo Julián Bueno Rodríguez son un grupo pionero en la investigación de la danza folclórica del municipio, de Caldas y de Colombia en general y ha tenido presentaciones en todos los carnavales y fiestas importantes a lo largo del país, a nivel internacional han estado en Venezuela y acompañaron en el año 1982 a Gabriel García Márquez en Suecia cuando este recibió de la Academia Sueca el Premio Nobel de Literatura, en esa oportunidad también visitaron otras ciudades europeas como París y Madrid. Las Danzas de Lomaprieta uno de los mejores grupos indígenas con que cuenta el país quienes también son exponentes de danzas tradicionales que de no ser por ellos podrían haber desaparecido. El grupo Musical Folclórico Saqueazipa de gran proyección nacional quienes este año 2009 cumplen más de 20 años de actividades ininterrumpidas, mostrando por todo el país composiciones propias y un repertorio que muestra la variedad de ritmos que pueden interpretar. La danza folclórica es practicada en las parcialidades en un proceso de recuperación cultural muy significativo. El folclor musical se manifiesta además en las “chirimías”, tríos de cuerdas, estudiantinas y conjuntos de violín. Ocho bandas de músicos del campo y el pueblo, de las veredas y las instituciones educativas, quienes han representado no sólo al municipio, sino al departamento en concursos musicales a nivel nacional como el de Paipa en Boyacá o el de San Pedro en el Valle del Cauca recibiendo varias veces reconocimientos a nivel personal e institucional en varios de esos eventos.

Compositores, escultores, tallistas, pintores, fotógrafos, poetas, escritores, ensayistas, folclorólogos, narradores, periodistas, religiosos, militares, juristas, luchadores sociales, deportistas, hombres de estado, y cultores de las artes son parte del inventario intelectual de nuestro municipio.

La fiesta que ha dado fama internacional a Riosucio es su carnaval celebrado cada dos años y estructurado a manera de ritual alrededor de una figura emblemática conocida como “El Diablo del Carnaval” y que es ante todo una fiesta de la palabra donde los eventos principales son los decretos, el convite, el saludo al diablo y las letras de las cuadrillas que muestran la extraordinaria capacidad creativa de los “matachines”.

Entre el 25 de Enero y el 2 de Febrero se celebra la fiesta a la Virgen de la Candelaria, santa patrona del pueblo en la cual además del fervor mostrado a la virgen, los polvoreros del pueblo nos deleitan cada noche con el espectáculo de la pirotecnia. La celebración de la Santa Cruz el 3 de Mayo incluye una fervorosa peregrinación hacia el cerro del Ingrumá. La Semana Santa es otra gran celebración religiosa con una belleza especial y típica en sus procesiones que congrega a tantas personas como el mismo carnaval. El carnaval del indio en la Iberia, el Carnaval del guarapo en Sipirra, El Carnaval de la olla en Portachuelo y la fiesta de la virgen de Chiquinquirá en Quiebralomo, hacen con la fiesta del chontaduro en las Estancias, la de la virgen de las Mercedes en Tumbabarreto y la del campesino indígena en San Lorenzo toda una manifestación de alegría y espectáculo típico campesino.

El encuentro de la Palabra celebrado anualmente en el mes de Agosto reúne a lo más granado de la literatura no sólo local sino regional y nacional, por él han desfilado autores tan importantes a nivel nacional como R.H. Moreno Durán, Manuel Mejía Vallejo, María Mercedes Carranza, Otto Morales Benítez y otros, cumplió en este 2009 los 25 años de actividades ininterrumpidas, sirve como prueba de que Riosucio es un municipio pionero a nivel nacional en cuanto a actividades culturales en el que cualquiera de sus habitantes hace gala de una destreza de palabra reconocida nacionalmente.

Se realizan también en nuestro pueblo los encuentros de la colombianidad, el encuentro de danza folclórica y ha sido varias veces sede de los concursos regionales de Bandas de música.

Riosucio además es una de los municipios colombianos con mayor riqueza gastronómica típica, los chiquichoques o nalgadeangel, los panderitos, los suspiros, los ogagatos, los envueltos de maíz, las arepas de chócolo, la natilla, los buñuelos de maíz, los alfandoques, las jaleas, los tamalitos, las arepas de maíz de mote, o de maíz sancochado, los pandequesos y pandeyucas campesinos, los bizcochos y las tostadas hacen las delicias de las mesas de las personas del pueblo como de todo el que nos visita. Y qué decir de nuestra bebida típica, el guarapo, que en Sipirra tiene el más famoso centro de producción aunque se elabora en la mayoría de las veredas que cultivan caña de azúcar.

img_3284

En cuanto a la parte deportiva, el municipio cuenta con un estadio de fútbol que fue sede del equipo Once Caldas cuando se estaba construyendo el Estadio Palogrande de Manizales, por su cancha han pasado figuras del balompié nacional como Willington Ortiz, Anthony de Ávila, Mauricio “Chicho” Serna, Leonel Álvarez, Giovanni Hernández, entre otros. También tiene un coliseo en el que se han desarrollado campeonatos departamentales de baloncesto, microfútbol y voleibol. Además se cuenta con un espacio deportivo único en el occidente de Caldas, el Ecoparque Los Fundadores donde en su piscina pública han entrenado los nadadores de modalidad subacuática que han dado tanta gloria a nuestro municipio en certámenes a nivel nacional e internacional, contando varios de ellos con medallas de Juegos Nacionales y la participación de los mismos en campeonatos mundiales de la especialidad, son de especial recordación John Jairo Taborda Arenas, William Cruz Sepúlveda y Sara Melisa Gutiérrez Zapata. En este mismo lugar existe la única cancha de tenis de polvo de ladrillo que fuera de Manizales existe en el departamento y en la que se está empezando a masificar este deporte.

Riosucio cuenta también con varios centros culturales y museos, destacándose entre los más importantes, el Centro Cultural Colombia; ubicado en la plaza de San Sebastián, construido en la década de los 40 fue inicialmente un cine; en 1960 fue remodelado , y en 1990 adaptado para talleres , cine y actividades culturales, cívicas y sociales. Funcionan en su primera planta la Biblioteca Municipal, La Coordinación de Cultura y Turismo de Riosucio y el Museo de Arte, Historia y Tradiciones.

El museo de Arte, Historias y Tradición tiene una colección que incluye elementos arqueológicos precolombinos que se supone pertenecen a la cultura Umbra, como copas, tinajas, ánforas, vasijas romboidales y otros elementos en su mayoría hallados en el sector de Bonafont, cuadros de pintores riosuceños cómo Ángel María Palomino y Gonzalo Díaz; antigüedades y elementos del Carnaval.

El Museo Religioso Casa Cural de San Sebastián: Ubicado en la Plaza del mismo nombre; tiene retratos al óleo de los sacerdotes que han regentado las parroquias de Riosucio y constituyen una valiosa pinacoteca, con obras de pintores como Octaviano Vanegas, Marcos Vanegas, Ángel María Palomino y otros. Allí está el más antiguo retrato conocido de José Bonifacio Bonafont, uno de los dos fundadores de Riosucio, cura de 1814 a 1845.

El Centro de la Música y las Artes ubicado en la carrera 5 # 9-30, fue mansión de la familia Constain desde su construcción en 1890, a comienzos del siglo XX se estableció allí el colegio de Varones, y más tarde el Instituto Cultural, los cuales luego construyeron sus propias sedes, también ha albergado la Biblioteca Pública Municipal y actualmente es sede de los programas de formación en pintura, música y artes en general subvencionado con recursos del municipio.

En construcción en el momento se encuentra el Centro Cultural Teatro Cuesta, que fue declarado patrimonio del departamento y que con recursos de la nación, la gobernación de Caldas y el municipio, se hará realidad en pocos meses, el proyecto cuenta con una sala para espectáculos, una sala de conferencias y un centro comercial en los tres pisos que se piensan construir.

Los templos tanto de Nuestra Señora de la Candelaria como de San Sebastián y la capilla de nuestra señora de Las Mercedes en Tumbabarreto  cuentan con una pinacoteca religiosa envidiable, es de destacar el viacrucis de la Candelaria que fue donado por el pintor de la tierra Gonzalo Díaz Ladino, en la Iglesia de San Sebastián todos los visitantes pueden apreciar la talla en madera que conforma la estructura interna del templo que está siendo resaltada en el proceso de restauración que se está haciendo en el mismo.

Las cabeceras de los corregimientos de San Lorenzo y Bonafont además de sus alrededores cuentan con todo lo necesario para que se realicen en las mismas caminatas ecológicas que lo pueden llevar a uno como caminante, desde un ambiente de páramo hasta uno de clima cálido sin salir del municipio.

 

También existen sitios naturales de gran belleza como nuestra roca tutelar El Cerro del Ingrumá ubicado en el lindero del sector urbano y el resguardo de la Montaña, cuenta con una extraordinaria riqueza en cuanto a flora, fauna y recursos hídricos pese a su extensión relativamente reducida, y a la intervención del hombre a lo largo de los años. Hace relativamente pocos años se le instaló un viacrucis pintado por los artistas más reconocidos del pueblo, el cual se conserva en un estado aceptable, desde su cima se puede divisar toda la extensión del casco urbano además de las veredas aledañas como Pueblo viejo, Quiebralomo, Sipirra, Tumbabarreto, el corregimiento de San Lorenzo y el municipio vecino de Supia y en los días despejados los imponentes cerros de Batero y Los fantásticos Nevados del Ruiz, Santa Isabel y el Cisne.

El Cerro de Batero ubicado en la vereda de Juan Diaz, caracterizado por un gran peñón que sobresale de manera vertical a un lado de la cima, y que se empina desde una profunda hondonada, marca linderos con el municipio risaraldense de Quinchía, su costado oriental pertenece a Riosucio y el Occidental a Quinchía, todas las personas que transiten por la carretera que comunica a Riosucio con Anserma puede admirar su belleza paisajística y los más osados pueden intentar escalar su roca milenaria que cuenta con un camino que los puede llevar hasta su punto más alto.
 
El Río Las Estancias o Aurría, rio de aluvión , nace en el resguardo de la Montaña y corre hacia el oriente donde confluye con el río Aguas Claras que es un río de montaña para juntos formar el Río Supía, que baña el vecino municipio y que más adelante se une a sí mismo con el río Cauca, es un sitio de visita para los amantes de los paseos de olla y las aventuras al aire libre, donde también es posible acampar.

El sector de “La tierra Fría”, conformada por las veredas El Oro, El Rubí , Los Chancos y otras posee un ambiente de páramo y una belleza en sus paisajes que hace que todos los visitantes queden maravillados con sus amaneceres o atardeceres.

También es importante mencionar El Rio Riosucio o Imurrá, la palabra Imurrá significa “agua que corre”, pero el nombre que lo nombra hoy día se le debe a Juan de Vadillo quien en 1538 observó que el río arrastraba mucho lodo en la época invernal y le pareció digno de ese nombre, queda muy alejado del sector urbano sirve como límite entre los resguardos indígenas de la Montaña, Cañamomo y Escopetera y finalmente también se hace afluente del Río Supía. Visitando sus márgenes se puede hacer una idea de la vida de los campesinos de nuestro municipio.

Recorrer las calles de nuestro pueblo le enseñará a las personas que nos visiten la arquitectura de la colonización antioqueña lo que hace que todos los pueblos de Antioquia, Caldas, Quindío y Risaralda y aún de algunos del Valle del Cauca y del Tolima, tengan tantas similitudes y sean de tanta hermosura en sus balcones, puertas y detalles en madera como cielorrasos y ornamentación propias de finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Es de anotar que en el momento se cuenta con el proyecto de la construcción del museo del Carnaval que lleva varios años como una propuesta interesante de turismo para el municipio y que la actual junta del carnaval quiere sacar adelante cómo una de las obras que le queden al pueblo luego de terminar el Carnaval 2011.

La cercanía de Riosucio con ciudades capitales cómo Medellín, Manizales y Pereira y las excelentes vías de comunicación con que cuenta hacen de Riosucio un sitio fácil cómodo y económico de visitar, cuenta con una infraestructura hotelera que supera con creces la de la mayoría de los municipios de la región (Más de 15 hoteles), algunos de ellos con confortables instalaciones como sala de conferencias, piscina, servicio de internet y de televisión satelital y ofrece restaurantes y cafeterías de gran nivel que están listas a acoger a los visitantes.

Cuando pase por el occidente de Caldas quédese en Riosucio y se sorprenderá de las comodidades y de la belleza de nuestros paisajes y sobre todo de nuestra cultura que nos hace pioneros en Colombia.

(Textos tomados de folleto elaborado por la Alcaldía Municipal en la administración del Señor Darío  Edgardo Tapasco Bueno, actualizado a 2009 por Orlando Alberto García Díaz).