Como su nombre lo indica es otro de los funcionarios de alto rango dentro del Carnaval, es el encargado de la defensa y mantenimiento de la tradición, el ingenio y la autenticidad, como el presidente tiene también su atuendo, bastón de mando, sombrero prominente y prendas de galas de colores alegres.