MANUAL DE CONVIVENCIA

Concenos un poco más 

MANUAL 

La Junta Directiva de la Corporación Carnaval de Riosucio, como órgano permanente de su administración y sujeta a la Asamblea Carnavalera, será responsable de la planeación, promoción, financiación, programación y ejecución del Carnaval de Riosucio. Es deber de todo el pueblo colaborar con la Junta en la búsqueda de esos propósitos.

Todas las personas que asistan al Carnaval de Riosucio o a su etapa preliminar de Decretos, convite y corralejas, tienen obligación de comportarse con la dignidad inherente al ser humano, respetando los derechos ajenos y no abusando de los propios.

Integrar una cuadrilla es conformar una familia. Por eso, asistir a sus reuniones y ensayos, contribuir con los gastos generales de ella y defender su unidad son manifestaciones de respeto y de amor que cada uno ofrenda a su familia carnavalera.

El Carnaval de Riosucio tiene sus puertas abiertas a todos, sin distingos de género, clases sociales, ideologías políticas, razas credos o nacionalidades. Por ello, participar masivamente en cada una de sus etapas, es demostrar al mundo que nuestra fiesta es patrimonio inmaterial, no sólo de Colombia, sino también de la humanidad.

El diseño del disfraz, en lo posible, debe proteger el incógnito del cuadrillero, pues su propósito fundamental es cambiar la identidad del matachín para transmitir el mensaje libremente de la cuadrilla.
El cuadrillero sólo busca ganarse el aplauso del público no solo refrescando su cuerpo sino, embriagando su alma.

Las barras deben contribuir con entusiasmo en la organización del Carnaval de Riosucio y aportar toda su capacidad de trabajo, iniciativas y talentos para el engrandecimiento de la fiesta.
Quienes decidan participar en un desfile de Carnaval, deben llegar puntualmente al sitio de partida y ubicarse en el orden de arribo y acatar las directrices que le trace el Coordinador de Desfiles designado por la Junta.
Ningún participante puede llevar consigo armas.
No corra en las alboradas; cuide su integridad y proteja el Carnaval.
No empujes en las alboradas. No atropelle el Carnaval.
Celebrar corriendo el correr hacia el peligro.
No madrugue a correr. Disfrute con calma la alborada.
El alegre despertar no es un maratón.
En el alegre despertar no dan premios por llegar primero.
Salude el Carnaval. No corra hacia él.
Invadir el área del desfile, es violar un escenario propio del Carnaval. Tómese las fotos con los participantes, cuando el desfile haya concluido.
Los confetis y las serpentinas son elementos de la liturgia matachinesca. Por eso no arroje agua, ni harinas, ni espuma, ni objetos que puedan lesionar a quienes hacen parte de los desfiles.
Deje las basuras en los sitios adecuados. Las botellas y los embaces deposítelas en las canecas dispuestas para ello.

Las vías públicas no son sanitarios. Use los baños que tiene dispuesta la organización del Carnaval.
Cada espectáculo es el resultado de un trabajo serio e incansable de los que lo entregan al público. Preste atención, compórtese con decencia y civismo y demuestre porque Riosucio es la capital cultural de Colombia.

© Copyright 2020 SC MEDIOS SAS. All Rights Reserved-3135772151

Mobirise website builder - Try here